Hay productos que por sí mismos no son capaces de mostrar todo su potencial de venta, necesitan estar situados en un entorno más cotidiano para que podamos hacernos una idea de cual será el resultado final de su instalación o colocación.

La mejor forma de facilitar la venta de este tipo de producto es a través de las imágenes digitales o CGI, con las cuales somos capaces de recrear cualquier ambiente y dotar al producto en concreto de las condiciones ideales para su venta.

Generamos este tipo de imágenes utilizando software 3D (Blender) para renderizar las escenas y los propios productos, además con el uso texturas en alta resolución podemos conseguir un detalle muy alto en acabados y relieves.